martes, 9 de agosto de 2011

Análisis de Portal 2


“¿Acaso no lo hemos pasado bien?”
  

Presentacion



Título: Portal 2
Desarrollador: Valve
Distribuidor: Valve
Género: Estrategia – Plataformas
Resolución máxima: 720p
Formato: PS3 – Xbox 360
Precio: 65.99 €
Fecha de salida: Ya disponible (19.04.2011)
Jugadores: Hasta un máximo de dos jugadores sin conexión
Juego online: Sí, modo cooperativo para dos jugadores
Idioma : Totalmente en castellano.

he Orange Box. ¿Alguien la recuerda? Una de las recopilaciones más esperadas de su época, que trajo consigo la secuela del sublime Half Life así como sus dos episodios descargables. ¿No es curioso que dicha recopilación no sea recordada por los contenidos básicos que incluía, sino por un extra que acabo metiendo Valve?
Así es. El primer Portal nació como una prueba, un mero experimento, Valve no tenía ni idea de la bomba con la que trabajaba…
En la piel de un personaje desconocido, sin pasado, que ni siquiera podía hablar, poníamos a prueba todas las normas de la física por medio de una curiosa “pistola de portales” al ritmo que superabamos unas cámaras de prueba creadas para ver la eficiencia de semejante arma.
Bajo esa premisa disfrutabamos durante alrededor de las tres horas de juego que se nos ofrecían, de una magnífica experiencia, que entraba por lo ojos, original, carismático, con un toque sarcástico… Portal demostró que había un hueco en el mercado para todo tipo de ideas.
Valve no tardó en atender a las súplicas unánimes de los miles de aficionados que, tras acabarse el juego, deseaban una segunda parte, aún más grande pero…
¿Acaso era esto posible?
Bueno, eso sólo estaba al alcande de una desarrolladora… Y esa era Valve.
¿Ha podido Valve llevar a cabo semejante gesta? ¿Podemos estar ante un título a la altura del primero? ¿Como podemos innovar en el propio concepto de originalidad?
Descubrámoslo…

El argumento gira de nuevo en torno a Chell, una jóven mujer que ha servido como sujeto de pruebas a Aperture Science, una poderosa empresa ansiosa por probar sus nuevos productos. Así, en el primer juego, tras superar numerosas cámaras de prueba lograbamos escapara de los laboratorios, dejando atrás a GlAdOs, nuestra principal enemiga, una inteligencia artificial metida en un superordenador que se encontraba al frente del lugar.



En esta ocasión, para nuestra sorpresa, despertamos en una cutre habitación de hotel, dentro de los laboratorios de Aperure Science, no sabemos como hemos llegado allí, ni cuanto tiempo hemos estado durmiendo, pero eso da igual, no tenemos tiempo para pensar, al cabo de unos segundos irrumpe en la habitación un curioso personaje, que nos echara una mano para escapar de ahí.
No desvelaremos más de un argumento hecho con maestría, en el cual, acompañados siempre de algun personaje, vivimos momentos delirantes escuchando los sarcásticos comentarios típicos de GlAdOs, o los chistes fáciles de nuestro nuevo compañero.

 
Si algo desprende el juego es carisma, por los cuatro costados, los personajes se nos hacen entrañables a pesar de que paguen su locura o su odio con nosotros, por medio de letales trampas o mordaces comentarios hacia nuestra persona, sin duda, hasta con aparecer en una ocasión, los personajes del universo de Portal se cuelan entre nuestros favoritos, dado su cómica actuación, simplemente excelente.


esque el universo de Portal, embriagado por un aura de misterio, nos fascina hasta cuotas exacervadas, haciéndonos preguntarnos constantemente que pasará en la siguiente puerta, quiénes son en realidad los robots que nos guían, qué o por qué se montó semejante lugar…
Toda cámara contiene algo único, a observar, nadie puede predecir qué habrá tras una puerta, el juego nos nos da verdaderos subidones de adrenalina que nos obligan a actuar rápido en muchas ocasiones, para no caer en el siempre presente manto de la muerte.
Pero no nos encontramos ante un juego cómico, sin nignuna linealidad, el juego tiene una trama bien marcada, que irá progresando, teniendo puntos verdaderamente brillantes e incluso giros de guión sorprendentes.
Poco más se puede comentar de éste punto sin caer en los indeseables destripes, asique os animamos a averiguar el resto por vosotros mismos, prometiendoos que existe un argumento interesante, con unos personajes a recordar…

 Graficos:

Volvemos a encontrarnos de nuevo con el mítico motor Source, más bien con su última versión, de renovado aspecto, que, a pesar de no poder competir con los pesos pesados de la generación, mantiene perfectamente el tipo, brillando en algunos aspectos.


Y esque Portal no necesita tener el apartado gráfico más puntero de la generación, su excelente jugabilidad es suficiente motivo para dejarnos a todos con la boca abierta. ¿Significa ésto que el el juego se ve más anticuado de lo normal? ¿Nos encontramos ante un título que no aprovecha el software del que dispone? Podría ser… ¿que no de la talla?
¡Para nada!
El juego, a pesar de, como hemos dicho, no estar a la altura de las bestias gráficas de la generación, rinde a un nivel sobresaliente, con numerosos apartados que destilan calidad, como las animaciones corporales de los personajes o la nueva iluminación del título.
Dichas animaciones están tratadas con un mimo espectacular, siendo su resultado simplemente asombroso, con ellas se logra dotar de vida a todos los personajes del juego, con un realismo pocas veces visto. Si bien es cierto que a muchos os puede parecer que no es el trabajo más difícil del mundo dotar a unos cuantos robots que no poseen forma humana (incluso en ocasiones ni cuerpo) de dichas animaciones, os animamos a comprobar el resultado final, que os hará cambiar de idea.
Gracias a ellas los personajes ganan aún más carisma, cosa que, como veremos en la jugabilidad del título, parece imposible.


En cuanto a la mencionada iluminación asistimos a la primera aparación de una de las nuevas iluminaciones que implementará Valve en sus títulos, en esta ocasión para superar a la vista en la primera entrega de esta nueva saga, que era de notable calidad. Se nota que el equipo la ha cuidado casi tanto como las animaciones, pudiendo asistir a un verdadero espectáculo de luces, todas perfectamente recreadas, con unas sombras que sí están a la altura de los mejores de la generación.
Dicha iluminación aporta su granito de arena a hacer del mundo de Portal lo que es, algo asombroso.


Uno de los aspectos más redondos a comentar en el apartado técnico es el motor de físicas, que, como aconstumbramos a ver en los juegos de la desarrolladora, es sencillamente sobrecogedor.
La sensación de velocidad al hacer uso del impulso que nos proporciona entrar en un portal a toda velocidad, los saltos, influídos por una sustancia que nos hace rebotar más o la potencia de algunos trampolines que nos arrojan por los aires… todo está perfectamente logrado.
Sólo basta con echar un ojo a los 10 primeros minutos de juego para darnos cuenta de porque puede ser todo un referente.
En esos 10 minutos, entre otras cosas, para no destriparos nada, asistimos a la destrucción de la habitación en la que nos encontramos. Todo objeto tiene su propio comportamiento, la pared se derrumba de forma realista, pareciendo mostrar los materiales de los que se compone, los cuadros se caen al suelo, la lámpara de la habitación rueda por el suelo, las vigas se doblan poco a poco…


A todo esto hemos de sumarle la varieda de entornos que recorremos durante el juego, que corrige uno de los puntos más criticados de su antecesor, que se situaba únicamente en las cámaras de pruebas de los laboratorios de la tétrica Aperture Science o en lo que rodeaba a estos.
En esta ocasión asistiremos a todo tipo de lugares en torno a estos mismos laboratorios, que incluso irán variando al ritmo de nuestra progresión, encontrándonos al principio ante entornos hostiles, que se caen a cada paso que damos, donde la vegetación a tomado el relevo del ser humano para acabar en cámaras totalmente retocadas, luciéndo impecables.
Así recorreremos todo los lugares de Aperture Science, con una variedad de entornos considerables, desde las mencionadas cámaras, a las oficinas de trabajo, pasando por la fábrica de robots o, en algún momento, el exterior.
Incluso, si se me permite, llegaremos a vivir algún momento retro que nos hará saltar las lágrimas al recordar a BioShock, con un ambiente ochentero magistral, que nos pone los pelos como escarpias a todos los aficionados al universo de Rapture.
Logicamente si un título no está a la altura de los mejores de la generación es porque ha de tener algun defecto. En el caso de Portal son únicamente dos, algunas texturas, menos cuidadas que el resto pero difíciles de encontrar, todo sea dicho, lo que hace de éste “defecto” algo por lo que tampoco merece la pena criticar al juego, pero el otro son los tiempos de carga necesarios para soportar semejanten nivel visual sin experimentar ninguna bajada de frames fuera de lo normal.



Como os comentamos Portal va fluído, sin niguna bajada de la tasa de imágenes por segundo que modifique la experiencia, ni siquiera en el multijugador, que, como comentaremos más adelante, a casi el mismo nivel de calidad del modo para un jugador no experimenta ningún tipo de lag.
Pero para todo esto las cargas son necesarias. Tras cada cámara de pruebas asistimos a los clásicos ascensores de la primera entrega, donde la pantalla pasa a negro para mostrar posteriormente una imágen mientras se carga la siguiente sala. Estas cargas oscilan entre los 30 segundos en el modo historia, pero pueden llegar al par de minutos en ocasiones en los modos multijugador.
¿Afecta ésto a la experiencia de juego?
Depende de nuestra habilidad. Si superámos una cámara a una velocidad asombrosa nos molestará tener que cargar de nuevo, cuando lo hemos hecho hace escasos minutos (cosa que puede pasar en los primeros compases del juego, que nos encontramos con cámaras verdaderamente fáciles para los más veteranos) o incluso segundos, pero si vamos a un ritmo normal, o algo lento, descansar tras cada desafío medio minuto tampoco se nos hará tan insufrible.
Aun así, es un detalle dónde se le puede llamar un pelín la atención a Valve, o que puede demostrar que es hora de dar un verdadero lavado de cara a su motor gráfico, que, a pesar de estar a la altura de la generación, se le nota estar haciendo un trabajo considerable.


Portal no busca ser un referente, pero no será porque se quede lejos, sino porque centra toda su atención en lo que, en los tiempos que corren, pocos juegos hacen, la jugabilidad. Aun así estamos ante uno de los mejores motores de físicas de la generación, unos personajes con unas animaciones corporales perfectas, e incluso ante una iluminación soberbia. Si a todo ésto le sumas la variedad de entornos visitados, sabrás perdonarle uno de sus únicos puntos negativos, los tiempos de carga que necesita el motor Source para hacer semejante gesta.

Sonido

En lo que a sonido se refiere asistimos de nuevo a uno de los apartados más redondos del universo creado por Valve.
De incio agradecer el trabajo de traer doblado el título completamente, con sus más de 13.000 líneas de diálogo, superando ampliamente la cifra del anterior, pero, más allá de eso, debemos agradecer la calidad con la que lo han traído, sublime.
Como en su precuela, el juego deja en evidencia a casi la totalidad de doblajes a la que nos tienen aconstumbradas las desarrolladoras, que, últimamente, incluso parece haberse puesto de acuerdo para compartir dobladores en todos sus títulos.
Por poner un ejemplo, he aquí el primer capítulo del juego, en HD, totalmente traducido, dónde, en los primeros 5 minutos podéis apreciar la majestuosidad de éste doblaje u otros puntos como el motor de físicas, del que hablamos antes.

La banda sonora, para nuestra sorpresa, pese a no tener el papel que juega en otro títulos cobra mucha más presencia que en su precuela, ofreciéndonos la música idónea para cada momento, de excelente factura, lo que, sumado a una gama de sonidos perfecta ofrecida por el ambiente, la pistola de portales, u otro tipo de elemtos, hace de éste uno de los mejores apartados del juego de Valve.
Además, como en el primer juego, Valve demuestra su calidad durante el epílogo del juego, ofreciéndo un regalo para nuestros oídos en forma de canción. Imaginaos cómo debe de ser para que la consideremos aún superior a la primera, ganadora de numerosos premios, ofrecida al principio de éste análisis.

Jugabilidad

Llegamos al apartado principal del título en cuestión: la jugabilidad.
Nuestro objetivo es fácil, debemos usar la pistola de portales que obtenemos al principio del juego para ir sorteando todos los obstáculos que van surgiendo durante la aventura. Con los botones usados habitualmente por los shooter del mercado podemos disparar dos portales, de colores diferentes. Si entramos por uno, saldremos por el otro.


¿Así de sencillo? Parece fácil e incluso el control es intuitivo como pocos, siendo una auténtica delicia progresar en la aventura, más aún cuando  sabes que estas superando numerosos desafíos, a cada cuál más difícil con un solo aliado: tu mente.
Pero Portal no acaba ahí, el planteamiento se va complicando, poco a poco, como exige la trama, cuando el usuario quiere darse cuenta está haciendo las cosas tres veces más rápido de lo que lo hacía al principio, con torretas enemigas midiendo sus pasos, líquidos que le aportan más velocidad o una capacidad asombrosa para saltar, trampolines que le arrojan por los aires…
La curva de dificultad es la mejor que hemos visto en un videojuego.


Cada prueba, o cada objetivo de la historia, es más difícil que el anterior, pero más fácil que el siguiente, ponemos en práctica los conocimientos aprendidos en nuestro recorrido mientras aprendemos algo nuevo que nos servirá más adelante. Las cámaras se van complicando, pudiendo pasar de llevarnos minutos, a horas.
Y, por encima de esto, cabe destacar la innovación del estudio, que no se conforma con todos los conceptos metidos en la primera parte, totalmente nuevos, o al menos, no aprovechados hasta ese momento, sino que va introduciéndo más a cada paso que damos.
Llegado un punto muchos de vosotros deseareis proseguir en la historia, no sólo por ver vuestra habilidad, por hacer continuar el argumento o por reiror con los sarcásticos comentarios de GlAdOs, sino que lo haréis por ver con que nuevo invento de Aperture Science os encontrareis en vuestro camino, de los cuales apenas os hemos hablado, para que disfruiteis descubriéndolos vostros solos.
Todo esto ocurre durante las 6 o 8 horas que dura el juego, dependiendo, obviamente, de nuestra habilidad para resolver las situaciones propuestas. No se puede decir que estemos ante un juego corto precisamente, dicha duración, sumada a la del modo multijugador del que hablaremos posteriormente hacen un total de 15 horas si nos dedicamos a exprimir el juego un poco, pero la experiencia es tan satisfactoria que nos sabe a poco.


No podemos restar nota a un título con una duración cinco veces superior a su antecesor, obviamente, pero como hemos dicho, todos nos quedaremos con ganas de más al acabar la odisea ante la que nos enfrentamos.
Dejarme compararos este caso con el del polémico Assassin’s Creed I, un título individual, con un modo historia cercano a las 15 horas (pudiendo aumentar mucho ésta cifra si nos proponemos obtener todos los extras), pero que a nadie se le ocurriría tildar de corto, ¿por qué?, porque su planteamiento, de mecánica repetitiva hacía que la experiencia nos pareciera inacabable, eterna, pocos deseaban más al terminar el título. Portal por su parte, nos ofrece una delicia de modo historia, que, como comento a escasos días de su salida la propia Valve, es el mejor modo aventura de la compañía, de ahí que al acabar, deseamos más, no porque el título sea corto sino porque hemos probado de un manjar del que no queremos parar de comer.

Multijugador

En el modo multijugador es una de las nuevas experiencias introducidos por el estudio de Newell, en el cuál, en la piel de dos simpáticos robots iremos superando distintas cámaras de pruebas, creadas específicamente para dos personas.
Cada uno contará con su propia pistola de portales que dispara un total de dos, que actúan exactamente igual a como lo hacen en el modo para un jugador, disponiendo así de un total de cuatro portales a nuestra disposición, lo que nos hará enfrentarnos a retos aún más complejos que en la aventura principal.


A lo largo de la historia recorreremos un total de 5 cámaras, con, habitualmente, 8 pruebas cada una en una duración parecida a la del modo principal, puede que, incluso, sea más larga, rondando las 8 horas de duración de serie. La comunicación es la clave del éxito, así nos lo hace mostrar Valve desde el principio, poniendo a neustra disposición numerosas herramientas para mostrar a nuestro aliado dónde deseamos que mire, coloque un portal u otras opciones, que conforma una alta lista completísima.
Hemos de comentar también los resultados de la rencilla mantenida por Valve con Microsoft fruto de la cual los usuarios de Xbox 360 no contarán con la posibilidad de acceder a Steam, ni con el código con el que sí cuenta la versión de Ps3, que nos permite, por el mismo precio que el juego normal, descargar una copia para usarla en nuestro ordenador. Además, como decíamos, el juego nos permitirá conectarnos a nuestra cuenta en Steam, la plataforma de descarga digital de Valve, o crear una nueva si eramos desconocidos hasta ahora en ese mundillo.
De este modo en Ps3 podremos jugar online con los jugadores de Pc que tengan su copia en Steam, desbloquear los desafíos de la plataforma mientras obtenemos nuestros trofeos, o acceder a toda una gama de contenidos exclusivos que lamentablemente, por motivos que no nos parecen adecuados, no veremos en Xbox 360.



 Conclusion


Definitivamente Valve lo ha vuelto a hacer. No era nada fácil dada las altas expectativas creadas al tener como precuela uno de los mejores títulos de su tiempo. Coronarse como preferido de cara a ser nombrado  juego del 2011 a mediados de abril no es tarea fácil. Menos aún cuando te encuentras con títulos de la gama de Gears of War, Uncharted o The Elder Scrolls en tu camino.
Pero Portal lo ha conseguido.
Superándose por momentos nos hace sentir, en ocasiones, ante la perfección hecha videojuego. No le hacen falta comentarios polémicos por parte de sus creadores hacia los demás, el apartado técnico más puntero de la generación o derrochar acción por los cuatro costados.
Se basta de sí mismo, es único.
No tenemos palabras para describir la odisea llevada a cabo, con momentos que perdurarán en nuestra retina durante mucho tiempo, simplemente, desde Blogocio, os recomendamos encarecidamente probar una de las mejores experiencias de todos los tiempos.

 Positivo:

- Adictivo, satisfactorio, carimático, divertido… Una experiencia inolvidable.
- La ambientación del título vuelve a ser realmente soberbia.
- Original como pocos, trata de innovar a cada minuto.
- La curva de dificultad parece ideada por un genio.
- Supera a su antecesor en todos los aspectos.
- El espléndido motor de físicas de Valve.
- La versión de Ps3, dos juegos por uno.
- La variedad de escenarios esgrimida.
- Los personajes principales.
- El multijugador.

Negativo:

- Los leves tiempos de carga existentes tras cada habitación.
- Es tan bueno que la duración nos sabe a poco.

Fuente: Ps3p


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...